Actualidad Coaching para el éxito Mujer emprendedora

4 consejos para Padres Emprendedores

4 Consejos para Padres Emprendedores

Ser la figura paterna de un hogar es una gran responsabilidad. Desde siempre, se ha inculcado culturalmente una imagen típica en los hogares: el padre sale a trabajar cada mañana y la madre se queda a cuidar del hogar y los niños. Hoy en día, la historia ha cambiado sustancialmente, siendo los dos padres los que salen a trabajar (en la mayoría de los casos). Por lo que la crianza se ha balanceado bastante entre ambos miembros del núcleo familiar. De allí que muchos papás se pregunte si es posible ser emprendedor y criar a un niño a la vez. Ambas son ocupaciones que requieren de cierto equilibrio para desarrollarlas con éxito.

Ser trabajador (en cualquier campo) y ser padre, son dos ocupaciones con varias características en común, dentro de las que destacan las siguientes: exigen mucho tiempo y atención, son un reto constante y siempre una situación nueva, pero además –y más importante aún- ofrecen también muchas recompensas. Por ser tan símiles, es común escuchar que las personas que tienen hijos tienen cierta ventaja a la hora de emprender. Esto se explica porque, quien tiene experiencia paternal, suele contar con unas cuantas cualidades, útiles a la hora de lanzar un negocio al mercado.

Pero para nadie es un secreto, ni mucho menos algo difícil de imaginar que, criar un niño mientras se lanza un negocio nuevo, es una situación bastante estresante y que puede llegar a ser incluso, difícil de manejar ¿Es entonces posible ser padre y emprendedor simultáneamente?

A continuación encontrarás algunos consejos para lograr con éxito ser emprendedor y padre al mismo tiempo.

  1. Organización: El punto número uno a la hora de ser padre y a la hora de emprender (incluso cuando se llevan a cabo por separado), es la organización. De lo contrario, tu vida será un completo caos, y será más que difícil llevar estas dos ocupaciones de la mano y triunfar en cualquiera de las dos. Bajo esta premisa, una buena estrategia es tener una agenda bien definida (en el formato que prefieras), repasarla todos los días antes de ir a dormir, para tener claras las tareas para el día siguiente (y preparar las que se pueda con antelación, para no perder el tiempo) y hacer listas de tareas diarias.
  2. Establece tus prioridades: en base a tu agenda y las listas de cosas por hacer que manejes, podrás definir cuáles son las cosas que realmente tienen que llevarse a cabo primero y cuales pueden esperar. Lo importante en este punto es no perder la calma ni entrar en pánico en ningún momento, manejar las situaciones de manera sistemáticas y organizadas.
  3. Armoniza la vida laboral y personal: en ocasiones no es posible separar ambos mundos, especialmente cuando ambos exigen más de la mitad de las horas de tu día. Ante esto, la solución más lógica parece ser combinarlas y flexibilizar. Realizar algunas de las tareas del trabajo en casa o llevar al niño algunas veces al trabajo, pueden ser algunas de las alternativas que puedes tener. Dependerá de ti solventar estas circunstancias de manera efectiva y productiva.
  4. No entres en pánico: Es muy fácil decirlo, pero hacerlo puede resultar ser todo un reto. El estrés puede ser tu principal contrincante, especialmente cuando tienes muchas cosas que hacer, no tienes tiempo y te sientes cansado. Ante esto puedes reaccionar de dos maneras totalmente opuestas: entrando en pánico, u organizar tus ideas y darle la vuelta a la situación. Realiza ejercicios de respiración, entrenamiento físico o cualquier otra actividad que pueda ayudarte a relajarte.

Recuerda que no estás solo. Si en un momento dado sucumbes ante la presión, pide ayuda. En cualquiera de los dos mundos puedes delegar y trabajar en equipo. Lo importante es llevar a cabo cada actividad con la mejor asertividad, paciencia y cariño posible.

Equipo Editorial

Equipo Editorial de la Revista Éxito y Dinero.

Comentar

Deja tu comentario

Deja un comentario