Actualidad Ecosistema de emprendimiento Industrias Creativas

¿Qué son las industrias creativas y por qué son importantes en Chile?

Industrias creativas

La UNESCO define a las industrias creativas como sectores de actividad organizativa, cuya finalidad es llevar a cabo de manera eficaz y exitosa, el desarrollo, promoción, producción o comercialización de cualquier servicio o producto de contenido creativo.

Desde el pasado hasta la actualidad, se ha evidenciado una distinción indudable entre las industrias culturales del norte con respecto a las del sur del mundo. De allí que,  el desafío para nuestra sociedad actual sea fortalecer las capacidades locales, optimizar el acceso a los mercados mundiales, la (cada vez más) ardua lucha contra la piratería, promover la ayuda de expertos en el contexto y la defensa de la propiedad intelectual.

Por tal motivo, la UNESCO desarrolló en el año 2014, la Red de Ciudades Creativas, diseñada para promover la diversidad cultural, mediante la promoción de la utilización adecuada, eficaz e inteligente del potencial creativo, cultural y social de las sociedades locales.

La finalidad de esta entidad fue y sigue siendo hoy en día, enlazar entre sí a ciudades que apoyan la economía creativa, con el fin de que compartan experiencias, habilidades, conocimientos, tecnología y demás cualidades de utilidad mutua. Al solicitar la admisión a la Red, las ciudades buscan transformarse en centros referencia creativa, caracterizados por su calidad, por la ayuda prestada a otras ciudades, para que cultiven su propia economía creativa apoyada principalmente por el desarrollo del turismo creativo.

En vista de que las industrias creativas contribuyen en gran medida al desarrollo de la estructura social y cultural de las ciudades, fomento de la diversidad cultural y social, así como en la mejoría de la vida diaria de las personas, UNESCO considera fundamental trabajar arduamente en esta área, para alcanzar todos estos objetivos. Asimismo, las industrias creativas, sin importar su tamaño, desempeño o popularidad, refuerzan la identidad de su comunidad, lo que infiere positivamente en el sentido de pertenencia de sus integrantes.

En países desarrollados, como Canadá y Japón, desde hace ya algunos años, se ha apostado al desarrollo cultural y creativo, de manera ferviente. Hoy en día, nosotros aún no contamos con estructuras o entidades públicas dedicadas al cien por cien a este contexto. De hecho, es muy probable que si los procesos siguen en el mismo nivel de atascamiento, si no se generan sistemas efectivos de fortalecimiento y apoyo para las Pymes regionales y nacionales, si no se abraza decididamente el desarrollo tecnológico nacional, quedaremos sin duda en el pasado, en una era retrograda y anticuada.

Para nadie es un secreto que la economía creativa está de moda, hoy en día en Chile. Sin embargo, las ideas que alimentan las industrias creativas llevan ya unas cuantas décadas aportando en un segundo plano, un desarrollo y evolución inteligente, sustentable e integral.

Desde siempre, la cultura creativa ha representado una fuente de ingreso social y financiero para los países que lo han sabido desarrollar y mantener eficazmente. La identidad cultural de Chile no se caracteriza por las industrias creativas, pero quizás sea hora de que empiece a serlo.

“La función capital de la cultura, su verdadera razón de ser, es defendernos contra la naturaleza”. – Sigmund Freud

Comentar

Deja tu comentario

Deja un comentario